Este 2019 el Metro de Madrid cumple 100 años. Fue el 17 de octubre de 1919 cuando el rey Alfonso XIII inauguró la primera línea que unía las estaciones de la Puerta del Sol y Cuatro Caminos. Pero el Metro, sus vagones, escaleras y andenes no es lo único que encontrarás bajo tierra en Madrid.
¡Acompáñanos en esta ruta subterránea!

 


ANDÉN CERO | La Estación Fantasma de Chamberí.

⇒ +info: AQUÍ

¿Y por qué se llama así? Tiene fácil explicación. La estación formaba parte de la Línea 1 que se inauguró en 1919 pero fue cerrada en el año 1966 ante la imposibilidad de ampliar sus andenes, tal y como demandaban los usos de la época.

Durante mucho tiempo, al pasar en Metro por allí si apretabas bien la nariz contra el cristal podías verla en la penumbra. Ahora se ve a las mil maravillas gracias a su transformación en museo.Andén CeroAl bajar las escaleras bajarás también por un túnel del tiempo, ya que su interior, gracias a que los exteriores fueron tapiados, se ha conservado casi intacto. Además, después de su última rehabilitación, luce ahora en todo su esplendor. Su diseño es obra de Antonio Palacios, que incorporó la luz natural mediante un lucernario en el vestíbulo.Andén CeroToda la bóveda está recubierta de azulejos,aunque lo que más os llamará la atención son los carteles publicitarios, también en cerámica, que se conservan tal y como fueron creados allá por la década de 1920.


ANTIGUO VESTÍBULO | Estación de Pacífico.

⇒ +info: AQUÍ

El antiguo vestíbulo de la estación de Pacífico es un espacio original de 1923, año en que se inaugura esta estación de la Línea 1 con la prolongación de Atocha a Puente de Vallecas. Se encuentra situado en el andén con dirección a Valdecarros.El proyecto arquitectónico del complejo de Pacífico fue realizado por Antonio Palacios e incluye la Nave de Motores, la estación subterránea, oficinas, talleres, almacenes y la vivienda del ingeniero responsable de las instalaciones. El proyecto original contemplaba un vestíbulo abovedado con lucernario central, que se modificó por el actual de planta rectangular con fuertes machones que los dividen en tres tramos y tres bóvedas más, tendidas con lucernarios más pequeños en sus centros. Existía un único acceso desde la entonces calle del Pacífico, hoy Avenida Ciudad de Barcelona, esquina a la calle de Caridad.En 1961 se proyectó la ampliación de andenes de 60 a 90 metros con motivo de la modificación de la composición de los trenes de 4 a 6 coches, y se incluyó la apertura de dos nuevos vestíbulos, uno con acceso a Doctor Esquerdo pares y otro a la calle de Sánchez Barcaiztegui, cerrándose el vestíbulo original.

Posteriormente fue restaurado para su reapertura al público, formando parte del conjunto de museos suburbanos de Metro de Madrid.


LA NAVE DE MOTORES | Estación de Pacífico.

⇒ +info: AQUÍ

Andén 0 encuentra su complemento perfecto en la Nave de Motores de la estación de Pacífico, construida entre 1922 y 1923, que, tras su restauración, conserva su aspecto original. En ella podéis ver tres enormes motores diésel y el resto de la maquinaria (transformadores, alternadores…) que servía para generar la energía con la que funcionaban los antiguos trenes.Nave de Motores de la estación de PacíficoEn la misma estación de Pacífico no os marchéis sin ver (eso sí, para esto hay que solicitar cita previa) el vestíbulo original de 1923, abovedado y con lucernario, diseñado también por Antonio Palacios.


LOS CAÑOS DEL PERAL | Estación de Ópera.

⇒ +info: AQUÍ

Es el mayor museo arqueológico bajo tierra de Madrid en el que se pueden ver restos de los siglos XVI y XVII pertenecientes a la fuente de los Caños del Peral, de uso público, con seis caños y seis pilas, el acueducto de Amaniel, que surtía de agua al Palacio Real, y la alcantarilla del Arenal, que vino a paliar el problema de la evacuación de las aguas sucias, que iban a parar al arroyo de Leganitos.Los Caños del Peral


YACIMIENTO PALEONTOLÓGICO | Estación de Carpetana.

⇒ +info: AQUÍ

Durante las obras de remodelación de la estación de Carpetana se descubrieron restos paleontológicos con valiosos hallazgos del mioceno lo que ha hecho posible una reconstrucción de los paleoambientes en dos yacimientos verticales.El primero de los espacios, cuenta con un panel en vinilo con imágenes que representan el paleoambiente existente hace más de 15 millones de años con restos mayoritariamente correspondientes a mastodontes de la especie Gonphotherium aungustidens.

Además, en esta misma zona expositiva, se ha incluido una reconstrucción de un ciervo denominado Heteroprox con los ambientes y especies vegetales existentes entonces en Carpetana, ya que se han podido conocer gracias a los fósiles de polen y animales recuperados en la excavación.El segundo espacio recrea el paleoambiente de hace aproximadamente 14 millones de años, y se encuentran representados algunas faunas halladas en las excavaciones como el oso – perro, el oso – lobo, un felino situado en la parte superior de un árbol, una tortuga gigante, rinocerontes y un jabalí.