Madrid está lleno de rincones olvidados, monumentos desconocidos y una infinidad de leyendas secretas. Revelaremos algunos de sus secretos mas escondidos.

Un duende del amor escondido en el Retiro

Cuenta la leyenda que Felipe V paseaba por el parque del retiro en el siglo XVIII. Es por ello que el recinto era privado porque el monarca se pasaba horas viendo las flores del lugar, se dice que tanta belleza era causa de un duende que iba cambiando las flores de su lugar cada día para que cada paseo fuese diferente. Eso sí, nunca fue capturado pero el parte se hizo publico y se hizo el dicho de que quien consiguiera ver al duende, sería afortunado en el amor.

 

La plaza más pequeña y la calle más corta

Se trata de la plazuela de San Javier que es muy conocida por ser la plaza más pequeña de España. Sólo te tardas unos segundos en cruzarlas. La vía más larga  de la ciudad es sin duda la calle de Alcalá, que cuenta con más de 10 kilómetro de longitud.

 

 

 

La estudiante que se disfrazaba de chico

 

 

 

Se llama Julia y es la vecina mas famosa del barrio de Malasaña situada en la calle Pez, sobre la pared de piedra del Palacio Bauer, esta escultura de bronce «saluda» a todo aquel que pasa por la zona desde el año 2002. Julia simboliza la historia de una mujer que se atrevió a romper las reglas en el siglo XIX.

 

 

 

 

Un antiguo cementerio de pájaros

Una de las estatuas más fotografiadas de Madrid es la figura ecuestre del Rey Felipe III. Su ubicación se encuentra en pleno centro de la plaza Mayor desde mediados del siglo XIX, explica su fama. Lo que poca gente sabe es que en el pasado fue un autentico cementerio de gorriones, que conseguían entrar por la boca abierta del caballo, pero no tenían suerte, debido a la estrechez del cuello de la figura, para volver a salir. Así , muchos quedaron condenados en esta trampa mortal. Durante la II República, una bomba destrozó parte de la estatua y descubrieron cientos de huesecillos de los pájaros que durante años y años habían muerto en su interior.