Entender a un recién nacido lleva su tiempo. Hacia los cuatro meses los padres ya sabremos manejar con soltura a nuestro bebé pero, mientras, no nos vendría mal una ayuda. Aquí te dejamos algún consejo para que te vayas guiando.

Hay que saber si tiene hambre o solo quiere su chupete, si le resulta incómodo la postura o simplemente no tiene sueño… Al principio no es sencillo entender al recién nacido. Por esa razón ha nacido este informe, elaborado con el asesoramiento de nuestros expertos y la experiencia de la redacción de «Ser Padres» y sus lectoras.

SOBRE LA ALIMENTACIÓN DE TU BEBÉ

Los recién nacidos tiene e estómago muy pequeñito, por lo tanto la cantidad de leche que les cabe es también pequeña. Los intervalos entre las tomas deben ser los que su cuerpo exija. Todos los pediatras recomiendan la lactancia a demanda. (salvo excepciones por enfermedad)

Si no le damos pecho, los recién nacidos tienen que aprender a retomar el biberón. Lo mejor  es que al principio sea siempre la misma persona la que se lo dé, pues cada uno tenemos una forma diferente de darlo.

La postura adecuada para acostar al bebé después de comer es boca arriba. Es más segura y hará que le molesten los gases en menor medida. Esta postura es la que debe tener siempre en la cuna para evitar la muerte súbita.

A partir de los tres meses aproximadamente, los niños necesitan una cierta rutina en su vida. Por lo tanto, hay que procurar acostarles a la misma hora y siguiendo un mismo ritual. Esto deberá mantenerse durante los siguientes años.

SOBRE LOS CUIDADOS DE TU BEBÉ

La mayoría de los recién nacidos llevan demasiada ropa. Si están abrigados e exceso, pueden llegar a sufrir un sofocón: Sudan y se sienten mal. En los primeros meses es normal que el pequeño tenga las manos y los pies fríos. Pero si la piel a la altura de los omóplatos o la tripa está caliente y seca, significa que no tiene frío.

Durante los primeros meses la cabecita del niño necesita apoyo. Cuando le tengamos en brazos, hay que sostenerla en todo momento con suavidad pero con firmeza. Los recién nacidos se asustan mucho cuando se les cae hacia un lado o  hacia atrás.

MÁS DATOS ADICIONALES SOBRE TU BEBÉ

Cuando el bebé empiece a ver con claridad y todos desearán que sonría. Es mejor hacerlo sonreír con algunos juguetes o títeres y no obligatoriamente con la mano lastimando su rostro para que sonría. Además si de estimular se trata, sse recomienda mantener al bebé en su cuna con la sonajas que ya vienen incorporadas en algunas cunas y no mantener al bebé cerca del televisor, esto por lo contrario hará que se dañe mucho la vista. Por último para despertar al bebé se recomienda levantarlo con cariño y delicadeza y sin ruidos exagerados para que no se asuste al despertar.

LIKE Y COMPARTE ¡SEAMOS MÁS! SUSCRÍBETE CON NOSOTROS PARA NO PERDERTE NINGÚN PLANAZO DEL AÑO CLICK AQUÍ .