Para los amigos de la vida contemplativa, la capital reúne diversos lugares a los que poder ir a pasar un buen rato, simplemente, oteando el horizonte. Te proponemos dos en los que no tienes que pagar un euro. El más famoso de ellos es el mirador que está en la parte posterior de Templo de Debod. Cada tarde, cientos de turista y madrileños acuden a él para ver cómo se pone el sol a lo lejos sobre la Casa de Campo. Con el buen tiempo, el ambiente en este parque suele ser increíble.

Pero, si lo que quieres son unas vistas más urbanas, con algunos de los edificios más emblemáticos del corazón de la Capital, tu sitio está en el mirador del Palacio de Cibeles (Sede del Ayuntamiento).

Normalmente cuesta 2 euros el acceso, pero el primer miércoles de casa mes es gratuito.