Son 92 metros los que recorre el ascensor panorámico que traslada a los visitantes hasta el gran mirador del Faro de Moncloa, que emerge en el corazón de la Ciudad Universitaria de Madrid.
Se trata de una torre de iluminación de 110 metros de altura, construida en 1992, año en que la ciudad fue designada Capital Europea del Cultura.

 

Subir al mirador de el Faro de Moncloa es toda una experiencia. Solo hay que dejar que la vista se pierda a través de sus enormes cristaleras para contemplar toda una sucesión de monumentos: El Palacio Real, la Catedral de la Almudena, el edifico de Telefónica en la Gran Vía, las cuatro Torres… Y de fondo, siempre, las cumbres de la sierra de Guadarrama.

El mirador cuenta con una barandilla informativa que hace un resoasi por el crecimiento y la evolución de la ciudad a lo largo de su historia. La barandilla cuenta con reproducciones a escala de 50 de los principales edificios y enclaves que desde aquí se contemplan, acompañados de datos de interés y curiosidades, tanto en español como en Inglés. Torrespaña, el Palacio de Cibeles, el cementerio de San Isidro o el Centro de Patrimonio Histórico «Corona de Espinas» son algunos de ellos.

Dato Importante: Los lunes el establecimiento se encuentra cerrado, salvo aperturas especiales.